La importancia del juego para desarrollar la creatividad

¿Volver a ser niños? Deberíamos hacerlo con frecuencia, es especial cuando nos vemos ante la necesidad de resolver un problema.

Pensar como niños nos permite simplificar, observar las situaciones sin la contaminación de ideas preconcebidas y descubrir soluciones más creativas que los procedimientos almacenados en nuestro banco de memoria de experiencia personal.

El juego tiene muchas facetas o funciones, una de ellas es su propia naturaleza de simulación. Es un ensayo de la vida real en el que al igual que hacen los niños, podemos probar, explorar, destruir, reconstruir… Estas simulaciones ponen más énfasis en el proceso que en el resultado final, lo que permite generar mayor número de alternativas creativas. 

the Strong Natural Museum of Play

En un juego, entendido con la naturalidad con la que lo entiende una mente infantil, no importa equivocarse ya que no tiene las consecuencias que podría tener en la vida real y, en este sentido, el juego ofrece un marco excelente para crear y resolver problemas. Los adultos debemos re-entrenarnos para poner en marcha el pensamiento creativo de un modo lúdico para ser capaces de generar ideas novedosas.
La importancia el juego es tal que en varios países se le dedican instituciones y museos, como es el caso del Papalote – Museo del Niño en México con su fantástico slogan “prohibido no tocar” y el Museo Strong del Juego en Estados Unidos. En ambos casos, el público no lo constityen exclusivamente los niños, sino que son una invitación a los adultos para volver a pensar con la libertad con que lo hacían cuando tenían pocos años de edad.

El juego permite que el individuo descubrir por qué y cómo se hacen las cosas dentro de un marco determinado o encontrar soluciones nuevas y diferentes.

Se ha demostrado cómo el juego tiene una parte vital en nuestras vidas y ayuda a desarrollar un conjunto de habilidades cognitivas y sociales. Todos nacemos con curiosidad por aprender, explorar, experimentar y nos involucramos completamente con los objetos que nos rodean cuando somos niños, sin embargo, a medida que crecemos, aprender creando como una forma de juego está disminuyendo.

Jugar requiere atención, aceptación de lo desconocido, ofrece el desafío y desarrolla la capacidad de utilizar el pensamiento creativo. Para jugar un juego, en general, también necesitamos entender sus reglas u ofrecer nuevas formas de hacer las cosas.

A medida que el mundo cambia tan rápidamente y el acceso a la información en línea se vuelve más fácil que nunca en la historia, el pensamiento creativo se está convirtiendo en una de las habilidades más valiosas de la década XXI. Adquirir conocimientos en la escuela o mediante el aprendizaje en línea ya no será suficiente, ya que el mundo del aprendizaje en línea se está volviendo accesible a un público más amplio. Por esa razón, se cree que tener un enfoque creativo y saber cómo integrar el juego en el negocio es esencial para el futuro.

El juego ayuda a construir las relaciones entre las neuronas, lo que mejora nuestra memoria y permite una conexión más fácil y constante entre el cerebro derecho y el izquierdo.

Para obtener la mayor cantidad de caminos posibles y nuevas conexiones, necesitamos usar el conocimiento ya existente y encontrar nuevas posibilidades, que son posibles con el juego. Jugar nos permite ganar confianza al hacer cosas inesperadas y también tomar riesgos de propiedad intelectual al compartir nuestras nuevas ideas con otros.

El juego no solo permite que la persona presente enfoques únicos, sino que también permite que los individuos se expresen de una manera única y creativa. Por lo tanto, el desarrollo de habilidades, como ser flexible, tener disposición para aprender, resolver problemas y crear nuevos diseños, es posible lograrlo con el juego.

La capacidad de atreverse a fallar  puede ayudar a la persona a mejorar sus habilidades, que pueden usarse en matemáticas, autocontrol, con juegos que requieren un límite de tiempo y otras habilidades como una mejor atención, enfoque, etc. El juego aumenta las habilidades prácticas, académicas y sociales.

Aprender a jugar es también una práctica innovadora en situaciones de negocios.

Por ejemplo Lego Serious Play permite jugar con modelos de negocio mediante una estrategia creativa. El experimento funciona de acuerdo al principio de que los ladrillos de Lego se pueden juntar y conectar de varias maneras para encontrar innumerables soluciones para ciertos objetos y luego desmontarlos fácilmente. Los ladrillos permiten una fácil transformación de un objeto a otro y muchas empresas, incluida la NASA , lo utilizaron como parte de una actividad de aprendizaje.

Psicólogos como Kathy Hirsh-Pasek y Mitch Resnick afirman que el juego reúne todas las habilidades necesarias para un proyecto educativo significativo y enfatizan la importancia de 4P:

  • Projects (proyectos). Proyecto significativo, historia animada, contenido, rompiendo las barreras entre las disciplinas.
  • Partners (compañeros). Colaboración, apoyo).
  • Passion (pasión). Preocupación por las cosas, interés por aprender.
  • Play (juego). Mentalidad creativa, capacidad de explorar, tomar riesgos, alegría, diversión, contexto que une todas las habilidades.

Jugar es algo más que diversión: todos debemos involucrarnos con los juegos para  socializar y ejercitar la fantasía para obtener no solo un enfoque más creativo dentro del negocio, sino también para una vida más interesante. El juego tiene un lugar biológico, como dormir o soñar. La curiosidad y la exploración son un elemento clave para potenciar la creatividad y esto se puede lograr a través del juego.

La Gamificación. Implementación de los elementos de juego para solucionar problemas en la vida real.

Existen muchos ejemplos de cómo el juego ha contribuido a cambiar el comportamiento de las personas para bien, como la falta de movimiento, el problema de la contaminación o el exceso de velocidad.

  • Las escaleras de piano que se hicieron en Estocolmo son un ejemplo de cómo resolver el problema de usar las escaleras mecánicas con demasiada frecuencia. Consiguieron que un 66 % más de personas utilizaran las escaleras solo por integrar el juego en la vida cotidiana y lo combinaron con la diversión, lo que provocó cambios en el comportamiento de las personas.
  • El segundo ejemplo es The World’s Deepest Bin, donde recogieron 41 kg más de basura en comparación con el contenedor que se colocó al lado.
  • Con The Speed ​​Camera Lottery se ha logrado reducir la velocidad de los conductores. El resultado: una reducción de la velocidad del 22%.
  • Desbloquea el 007 que hay en ti.  Fue una campaña de experiencia del mundo real para ganar el boleto para la película de James Bond y es un ejemplo de cómo poner una obra de teatro en la promoción creativa de una próxima película.

Por lo tanto, establecer la creatividad como un indicador clave de rendimiento (KPI) en lugar de las ganancias en la empresa o en la vida cotidiana puede conducir a una mejora colectiva en toda la sociedad. Estos ejemplos muestran cómo la inserción de juegos puede generar cambios en el comportamiento de las personas. Lo principal que debe considerarse es cómo entregar la solución de una manera lúdica diferente.
La importancia del juego también se percibe en el entorno académico. La Universidad de Cambridge publicó hace poco una nueva vacante ‘profesor de juego’ .

La clave de la eficacia es la participación activa en el juego.

Para obtener el máximo rendimiento de una experiencia lúdica, una persona necesita curiosidad interna, motivación, disposición para desafiarse a sí misma y compromiso.

La mayoría de las teorías perciben la creatividad como un proceso que involucra la imaginación, la autenticidad, la productividad, la resolución de problemas y el establecimiento del resultado valioso. Las personas que obtienen un puntaje alto en pruebas de inteligencia no son necesariamente creativas. Aunque el talento natural suele implicar cierta habilidad, sin embargo, no siempre implica un gran uso de la originalidad y la comprensión creativa.
El proceso creativo de aprendizaje debe tomarse en serio, ya que a menudo se identifica solo con la diversión. De hecho, para ser eficaz el proceso creativo debe estar enfocado en la tarea, ser persistente e incluir algunas de las habilidades principales que se involucren en el problema o situación que se desea resolver.
Insistir en el conocimiento ya existente en general no conduce a nuevos descubrimientos. Solo mediante la combinación de una comprensión de una variedad de áreas se pueden obtener resultados originales. Potenciando un
entorno creativo, los programas educativos y las formas creativas de enseñar, podremos fomentar el pensamiento creativo desde la juventud y tener un impacto en las soluciones abiertas a los problemas que las personas y las empresas atraviesan en la vida .

Si eliminamos el juego de nuestras vidas, también eliminamos numerosas posibilidades de crecimiento y posibilidades de crear nuevas historias para compartir.

En conclusión, jugar ofrece importantes ventajas

El juego también puede estimular tu imaginación, ayudándote a adaptarte y resolver problemas. También a mejorar las relaciones y tu conexión con los demás. Compartir risas y diversión puede fomentar la empatía, la compasión, la confianza y la intimidad. Jugar  regularmente puede aumentar la materia gris en el cerebro y mejorar la conectividad cerebral. Los estudios han demostrado que incluso en el lugar de trabajo, el juego aumenta la creatividad, la productividad y la cohesión del grupo

 

Christian es fanático del pensamiento creativo y la innovación. Profesor de postgrado en varias universidades y escuelas de negocios  (IE Cajasol, IE University, Universidad Anáhuac…) y consultor en márketing e innovación estratégica.

Es también autor de varios libros y artículos sobre márketing estratégico, comunicación y nuevas tecnologías.

Christian Fernández

Socio Director, GO4IT

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Pin It on Pinterest

Share This