Voy a hacer este video para contar cómo perdí 75 millones de dólares y más que unos cuantos amigos. Quiero contar cómo es la experiencia de fracasar”.

75 millones de dólares pueden parecer un precio muy alto para aprender 10 importantes lecciones sobre emprendimiento ¿o no?

Para un verdadero emprendedor, el fracaso es parte esencial de la vida y, lejos de terminar con una carrera, puede convertirse en el mayor impulsor de una nueva iniciativa.

En su newsletter, Kan explica que “En respuesta a la naturaleza costosa, confusa y opaca de los procesos existentes, Atrium desarrolló un software para que las nuevas empresas naveguen por la recaudación de fondos, la contratación, los acuerdos de adquisición y la colaboración con su equipo legal”. La idea se tradujo en una locura inicial y en un rápido fiasco.

Estos son los 10 aprendizajes que ha extraído Justin Kan del fallo de su proyecto Atrium y que ha publicado recientemente en su cuenta de Twitter:

1. Construye algo en lo que creas y ames, no para tu ego. Como ocurre con la mayoría de los fundadores después de una gran venta, mi ego no dejaba de insistir en que pensara en “algo más grande”.

Mis sueños estaban llenos de números increíblemente grandes. Una empresa de diez mil millones de dólares. Una empresa de cien mil millones de dólares…

2. No teníamos clara nuestra misión desde el principio. Es muy difícil escribir la misión a posteriori. Hay que empezar con una razón de ser clara y filtrar las primeras contrataciones para que sean creyentes.

Sin objetivos claramente definidos entre los cofundadores, pueden surgir enormes costes de fricción.

3. Contratamos demasiado rápido. En Atrium, contratamos a demasiada gente demasiado rápido y no logramos establecer una cultura cohesiva desde el principio. Esto es increíblemente difícil de cambiar más adelante.

4. Priorizar el crecimiento sobre el producto. Levantamos una serie A de 10 millones de dólares con sólo una idea. Nos centramos en el crecimiento por encima de todo lo demás.

Aunque aumentamos con éxito nuestra base de clientes, no pudimos retenerlos. Sencillamente, no habíamos dedicado el tiempo suficiente a perfeccionar nuestro producto.

5. No definimos nuestro “quién” desde el principio. No estaba claro a quién servía Atrium: a los abogados o a los clientes que compraban nuestros servicios jurídicos. Sin hacer la distinción, caímos en el pozo de intentar ser todo para todos.

6. Por el contrario, al principio de Twitch, decidimos que sólo serviríamos a los streamers e iteramos hasta que pudiéramos servirles de la mejor manera posible.

7. Liderazgo de ganar o morir. Mis colegas necesitaban ser apoyados y preparados para el éxito. Mi estrategia de “ganar o morir” no funcionó y, lo que es peor, tensó las relaciones.

Perdí varios amigos de esta manera. Un enfoque más empático habría sido al menos una inyección de moral para el equipo.

8. No mirar hacia dentro ni hacer grandes preguntas. No descubrir mi motivación intrínseca me impidió ser resistente en situaciones difíciles. Mi gran pregunta era: ¿realmente quiero ser el director general y construir productos? Tampoco tenía pasión ni interés real en la tecnología legal.

9. Después de Atrium, me di cuenta de que construir productos y ser un CEO no era mi objetivo principal.

Me encanta la gente interesante, las historias y las ideas. Todo esto me ha llevado a la creación de contenidos.

Ahora estoy mucho más actualizado y persigo algo que me satisface.

10. Mis fracasos no me definen. Es una mierda tener que cerrar una empresa. No fui el único afectado y defraudé a mucha gente.

Christian es fanático del pensamiento creativo y la innovación. Profesor de postgrado en varias universidades y escuelas de negocios  (IE Cajasol, IE University, Universidad Anáhuac…) y consultor en márketing e innovación estratégica.

Es también autor de varios libros y artículos sobre márketing estratégico, comunicación y nuevas tecnologías.

Christian Fernández

Socio Director, GO4IT

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest

Share This