Mercados emergentes

Mercados emergentes

mercados emergentes

Cuestionando las teorías vigentes sobre oferta y demanda, Michael Callon plantea un modelo rigurosamente investigado pero contraintuitivo de cómo se produce la actividad cotidiana del mercado.

Si estás convencido de que sabes lo que es un mercado, piénsalo de nuevo. En su tan esperado estudio, el sociólogo e ingeniero francés Michel Callon nos lleva al corazón de los mercados, a los procesos desconocidos que permiten que las innovaciones se conviertan en productos y servicios robustos. 

Markets in the Making comienza con la observación de que las transacciones comerciales estables son más enigmáticas, más elusivas y más complicadas que lo descrito previamente por la teoría económica.

Las personas que diseñan productos o lanzan nuevas empresas pronto descubren las dificultades inherentes de conectar a las personas con las cosas. 

El modelo de Callon se basa en la noción de “singularización”, la premisa de que los bienes y servicios deben adaptarse y ser adaptados al medio local de cada individuo en cuya vida entran.

Persona por persona, cosa por cosa, Callon demuestra que para que las transacciones económicas ordinarias surjan en masa, se deben hacer conexiones singulares.

La piedra angular de una influyente carrera de investigación a la vanguardia de los estudios de ciencia y tecnología, Markets in the Making integra coherentemente la perspectiva empírica de la ingeniería de productos con los valores de las ciencias sociales.

Después de volver a describir magistralmente cómo se crean los mercados, Callon culmina con un sólido argumento empírico de por qué los mercados pueden y deben aprovecharse para promover el cambio social. La suya es una teoría de los mercados que sirve a la crítica social.

Inglés | 512 páginas | Zone Books. Serie Near Futures | ISBN 194213057

 

Michel Callon (nacido en 1945) es un sociólogo e ingeniero francés. Desde 1967 es profesor de sociología en la Escuela Nacional Superior de Minería de París) y miembro investigador del Centro de Sociología de la Innovación. Es un autor que influye en el campo de estudios de ciencia, tecnología y sociedad y uno de los principales autores de la Teoría del Actor-Red (ANT de sus siglas en inglés Actor Network Theory) junto con Bruno Latour.

Su principal contribución teórica fue haber elaborado junto con Bruno Latour y John Law la existente e innovadora teoría del actor-red, que consiste en el establecimiento gradual de una red en la que los actores humanos y no humanos asumen identidades de acuerdo a su estrategia interacción. Las cualidades y las identidades de los actores se definen a través de negociaciones entre los actores humanos y no humanos que tanto se ven como variables en el análisis de la actividad científica . Los conceptos que ha acuñado o redefinido son muchos, incluyendo “actor-red”, “traducción”, “performatividad”, “foro híbrido”, “principio de simetría generalizada” y la “democracia técnica”.

Además de esto sus contribuciones y trabajos han tenido un efecto en muchos campos disciplinarios y abarcan un amplio espectro de cuestiones relativas a la interrelación entre la ciencia, la tecnología y la sociedad: STS, la política de la investigación, la Cienciometría, la Sociología económica y la democracia técnica, antropología de la ciencia y la sociedad, socioeconomía de la innovación, antropología de los mercados y la sociología de la medicina y salud.

Desde finales de la década de 1990, Michel Callon ha liderado el movimiento de aplicar enfoques, acercamientos e iniciativas con ANT para estudiar la vida económica (dígase más específicamente los mercados económicos). Este trabajo interroga la interrelación entre la economía y las ciencias económicas recalcando las formas en que las ciencias económicas (y disciplinas inspiradas en económica como el márketing) moldean la economía.

Cultiva tu cultura.

Cultiva tu cultura.

La cultura organizacional no es solo un tema candente, es un activo sin explotar y un pasivo potencial para todas las empresas.

Y, sin embargo, a pesar de todo su potencial de hacer o deshacer, pocos saben cómo gestionar culturas con competencia.

Cultive su cultura: Experiencias innovadoras @Work proporciona el tan necesario “cómo hacer” con Design of Work Experience (DOWE). Aprovechando el diseño centrado en el ser humano, los conceptos de innovación interdisciplinaria y otras investigaciones, este enfoque de vanguardia asocia a los empleados y a sus empleadores de formas sin precedentes para co-crear soluciones y experiencias diferenciadoras que son personalizadas, relevantes y profundamente impactantes para las organizaciones para las que trabajan. Todo ello al mismo tiempo que se fomenta el compromiso de los empleados, la agilidad de aprendizaje y la capacidad.

Culture Your Culture: Innovating Experiences @Work

Esté abierto a cambiar de mentalidad, ya que este no es un libro de negocios típico. En parte, casos de negocios, otra parte de instrucción y parte de comentarios, la guía que se ofrece aquí coloca a su organización en el centro para visualizar cómo DOWE puede ayudarlo a diseñar soluciones y experiencias únicas para su contexto.

La cultura ya no será esotérica o intangible, sino abierta, significativa, completamente apalancada y verdaderamente experimentada.

No más piratería a través de prueba y error a una cultura que carece de sostenibilidad. Podemos practicar la gestión de la cultura y el cambio organizacional a través de experiencias vividas, con intención, rigor y disciplina.

Tanto los líderes como los gerentes, los equipos y los empleados se beneficiarán al comprender la necesidad de este enfoque, cómo se define, por qué funciona y qué hacer para abordar con éxito los desafíos comerciales e influir positivamente en las vidas con este modelo innovador… si está dispuesto a hacer el trabajo para llegar allí.

Edicion en Inglés | Emerald Publishing | 2018 | 272 páginas | ISBN-13: 978-1787438996  

Retocar tu rostro recorta tu confianza.

Retocar tu rostro recorta tu confianza.

En ocasiones, el deseo de verse mejor esconde una pobre autoestima.

Jóvenes adolescentes caen en la tiranía de la imagen ideal usando cada vez más herramientas de retoque fotográfico para ocultar lo que consideran defectos de su apariencia y mostrarse mayores y, a su entender, mejores.

Campaña Dove Reverse Selfie

Según una reciente investigación, el 80% de las niñas de 13 años usan apps de retoque para aparentar mayor edad. Este hecho desgarrador constituye la base de la nueva campaña global para Dove: una secuela de la revolucionaria ‘Evolución’, que aborda el nuevo enemigo de la autoestima de millones de mujeres y niñas de todo el mundo.

Las niñas están siendo retocadas y manipuladas más que nunca, pero esta vez la situación es mucho peor. En lugar de que los medios de comunicación distorsionen sus imágenes, las niñas de tan solo 13 años se lo están haciendo a sí mismas con las aplicaciones faciales y las herramientas de retoque.

Como proveedor líder de autoestima en todo el mundo, Dove se ha impuesto la misión de combatir el impacto dañino que la subcultura de los selfies tiene en las niñas antes de que el problema se vuelva endémico.

Campaña Dove Let's Change Beauty

Dove facilita a los padres y madres de las jóvenes usuarias un innovador Kit de Confianza para Redes Sociales que puede descargarse gratuitamente aquí:

Kit de Confianza

Así pueden utilizar los artículos y actividades en la guía para ayudarles a identificar cualquier problema de autoestima que crean que está afectando a sus hijos y puedan encararlos de frente. Cada sección incluye una lista de acciones con ideas para ayudarles a hacer cambios positivos o entablar conversaciones sobre cosas que pueden molestarlos o mensajes poco constructivos que pueden estar recibiendo.

Tal como propone acertadamente la marca,

 

¡Cambiemos la Belleza!

Jugaad: Innovación Frugal

Jugaad: Innovación Frugal

La Innovación Frugal proviene del termino hindú jugaad que significa, “hacer lo mejor posible con los recursos que se tiene”, también se le conoce como innovación inversa.

Este tipo de innovación con escasez de recursos se ha desarrollado con éxito en zonas con bajos ingresos como Latinoamérica, China, India y África.

Pero al igual que las economías emergentes, las empresas pequeñas afrontan una serie de restricciones que les impiden embarcarse en procesos de innovación complejos y que no siempre generan resultados positivos.

innovación frugal

El concepto de innovación frugal es una forma útil de conceptualizar el proceso de integración de enfoques de innovación existentes en contextos extremos con procesos más familiares de innovación de productos o innovación de modelos de negocio.

A diferencia de las organizaciones involucradas en la innovación de alto perfil como la NASA, la ‘misión’ emprendida por los emprendedores sociales a menudo se centra más en ser pioneros en nuevas soluciones a los desafíos actuales que enfrentan las personas comunes: es decir, generar opciones para las personas que viven y trabajan en los menos privilegiados.

Superando problemas comunes, las opciones novedosas pueden tener un impacto profundo en la vida de muchos millones o incluso miles de millones de personas. Este es el “por qué” de la innovación frugal: un deseo ampliamente compartido de proporcionar valor al consumidor y commodities que ofrezcan una asequibilidad extrema.

A menudo, las innovaciones frugales son el resultado de los esfuerzos por abordar los problemas locales problemas de interés mundial en los ámbitos de la educación, la atención sanitaria o de la vivienda. La innovación frugal es un concepto que ayuda a capturar las fuentes y elementos plurales de innovación, más allá de la innovación social, que realmente ven como importante en su trabajo, contexto y de hecho como ocurriendo a su alrededor. Como una fuente única que trasciende los sectores público y privado, proporciona nuevos conocimientos sobre las cuestiones de crecimiento equitativo y sostenible mediante la innovación que es cada vez más importante para los mercados, la sociedad civil y gobiernos.

Tanto emprendedores sociales como empresas multinacionales, son cada vez más activos en el mercado de las innovaciones frugales: soluciones potencialmente rentables y socialmente valiosas que son asequibles, adaptables y accesibles. Las motivaciones para intentar la innovación frugal son diversas y van desde la filantropía, los problemas sociales, los desafíos y los mercados hasta la búsqueda de la eficiencia, pero rara vez se pueden reducir únicamente a los costes.

Un extraordinario ejemplo es el de Raspberry Pi Zero, un miniordenador de 5 dólares, que de hecho, se regalaba al comprar una revista. El equipo detrás de este proyecto busca facilitar el acceso a los ordenadores a todas aquellas personas en el mundo que enfrentan barreras económicas. Cuando existen recursos limitados nos vemos obligados a entregar lo máximo de nuestra creatividad. Lo fundamental es comprender que el único recurso ilimitado es el ingenio humano, con el cual se pueden generar nuevos productos y cubrir algunas necesidades sociales de manera creativa, rentable y exitosa.

Raspberry Pi Zero

Pero en el contexto de la innovación frugal, encontramos que las limitaciones más significativas son los vacíos institucionales, la falta de recursos y la necesidad de hacer que los productos sean asequibles para los clientes de bajos ingresos. Curiosamente, estas limitaciones o desafíos no son exclusivos de la innovación en los mercados emergentes o en desarrollo, sino que también existen cada vez más en los mercados desarrollados.

Cuando se trata de aterrizar el concepto a la práctica, la fuerza de las estrategias de mejora del valor social y las innovaciones frugales que son adaptables, accesibles y asequibles significa que las empresas pueden descubrir nuevas aplicaciones y para segmentos de mercado previamente pasados ​​por alto. 

Sólo la innovación nos ayudará a superar la crisis.

Sólo la innovación nos ayudará a superar la crisis.

Desde la II Guerra Mundial no enfrentábamos una convulsión sanitaria, económica y humanitaria como la provocada por el coronavirus.

En estos momentos, aún iniciales, es difícil imaginar el alcance de la pandemia y sus consecuencias, que todos intuimos serán gravísimas. La más trascendental será la del cambio social emanado de esta crisis.

Caminamos hacia un nuevo modelo de sociedad que aún está por concebirse y diseñarse. Y que cuando intentemos poner en práctica implicará grandes sacrificios, el mayor de ellos, un cambio radical de mentalidad.

Se atribuye a Albert Einstein la frase “las respuestas son siempre las mismas, lo que cambia son las preguntas”. Vamos a vernos sumidos en un proceso de reconstrucción y reaprendizaje en el que nos cuestionaremos casi todo aquello que creíamos saber o creer hasta que un microorganismo ha amenazado con borrarnos de la faz de la Tierra. Entramos en una era de nuevas preguntas acerca de casi todo: desde la forma de relacionarnos en un contexto de distancia social que reemplaza a efusivos besos y abrazos hasta la añoranza de un aborrecido compañero de oficina cuando nos vemos abocados al teletrabajo.

Distancia y proximidad adquirirán significados renovados. En el nuevo modelo de sociedad se cuestionará más que nunca la necesidad de muros alambradas y fronteras en un mundo hiperconectado donde la información, la economía, el turismo, los éxodos migratorios y ahora la enfermedad, cambian de territorio en un parpadeo.

Cambiarán drásticamente los modelos de producción y de consumo, de formación y evaluación, de elección y representación política y -deseablemente- los de gestión de gobierno. Cambiará también la jerarquía y la definición de los valores y se removerán los cimientos de muchos sistemas de creencias.

 

Ante el previsible descalabro de las instituciones, del sistema financiero, de los modelos heredados del siglo anterior que han demostrado su ineficacia ante la realidad del ahora, sólo nos queda generar otras ideas, proponer alternativas y encontrar nuevas soluciones. En definitiva, innovar, en el sentido más literal de este hermoso verbo de acción.

Es esta una época de desconcierto en la que ni siquiera vislumbramos el final, si es que la sobrevivimos y tenemos la oportunidad de contarlo. Pensamiento creativo e innovación estratégica son las claves para afrontar la enorme ola de incertidumbre que vemos acercarse  desde el horizonte. Y lejos de quedarnos esperando a que esta ola nos revuelque y nos devore, debemos lanzarnos hacia ella con la determinación de superarla.

No estamos desvalidos. Contamos con poderosas herramientas tecnológicas y grandes avances en muchos campos del conocimiento. Pero la innovación es, antes que un invento, una máquina o una app, una actitud. Una nueva manera de querer entender el mundo y a las personas, que huye del dogmatismo y la cerrazón y que se basa en la flexibilidad y la tolerancia. Que esquiva la comodidad y se consagra al esfuerzo en la convicción de que los grandes logros de la Humanidad siempre son fruto del trabajo, de la honestidad y de la generosidad. Una actitud optimista, inconformista y visionaria que cree que no hay límites ni retos insuperables.

Debemos confiar en el inagotable potencial creativo del ser humano para reinventar, recrear y reconstruir una nueva sociedad de personas conscientes, solidarias, mejores.

Pin It on Pinterest